El portavoz socialista espera una buena ejecución en la reconstrucción y confían en la supervisión de los técnicos municipales y de la Dirección General de Patrimonio.

Considera que debiera haber cuórum político y marcar en el calendario, con reflejo en los presupuestos, el recuperar los tramos del baluarte de la Trinidad y de la calle Rivillas.

La idea que retoma el Ayuntamiento de Badajoz en su intervención en la brecha de la calle Hermanos Merino que se abrió en los años sesenta, es de sentido común ante las obras del corredor verde de la calle Stadium. Una demanda que desde hace años vienen trasladando varias asociaciones culturales y colectivos y cuya petición tenía su lógica y era cuestión de tiempo que se hiciera realidad. Por eso Ricardo Cabezas les agradece la aportación y tenacidad en su compromiso con la ciudad.

Y esto debiera ser el inicio de otras reconstrucciones, también solicitadas por ellas, como recuperar los tramos del baluarte de la Trinidad (el más complejo) y el de la calle Rivillas, que debería ser el siguiente. Aprovechando los ahorros municipales y que no hay techo de gasto, sería conveniente fijar presupuestariamente ya estos costes para garantizar su realización a corto y medio plazo.

Ricardo Cabezas confía en que se seguirá la normativa para este entorno patrimonial, con la implicación de los técnicos municipales y de la Junta de Extremadura, a través de su Dirección General de Patrimonio, para que el desenlace sea satisfactorio. Y, aunque no siempre el resultado final agrada a todos, sería bueno no ser cainita en exceso, aunque sea por primera vez, pues la iniciativa bien merece nuestro respaldo y respeto y es el primer paso para “reparar” decisiones de décadas atrás que hoy serían inconcebibles.

Badajoz fue amurallada y quiso dar la espalda a sus baluartes pensando que eran un elemento irreconciliable con el desarrollo. No hay que olvidar que el primer derribo de una parte de la muralla del recinto magistral fue entre 1905 y 1906 al abrirse dos pequeñas brechas en la muralla contigua a la Puerta de Palmas. En 1931 la muralla abaluartada y la Alcazaba fueron declaradas Monumento Nacional, lo que no las privó de la piqueta.

Para el PSOE y para su portavoz municipal y candidato a la Alcaldía, la reconstrucción de estos poco más de 10 metros de brecha en la muralla abaluartada del Siglo XVII sirve para reconciliar a los pacenses con su patrimonio e historia, refuerza la autoestima de todos dando valor a lo nuestro y acrecienta el liderazgo de la ciudad.

Fotos: PSOE Badajoz.