El grupo municipal socialista denuncia que nunca antes se cuestionaron las facturas que presentaban las concesionarias para su abono y por eso reclaman ajustes de gestión para justificar los  déficits que presentan, que estos no se inflen y que se correspondan con el servicio prestado.

Los socialistas proponen ampliar las auditorías a TUBASA e incorporar a estos análisis a FCC y Aqualia.

ANTECEDENTES: SIN CONTROL MUNICIPAL A LA CONCESIONARIA DEL BUS. Martín Serván ha recordado que, en febrero, en sesión plenaria, se dio cuenta de las auditorías de 2019 y 2020 del servicio de transporte tras experimentar este un aumento en el déficit. El objetivo de esas auditorías, solicitadas reiteradamente por el PSOE, era conocer los términos de eficacia y eficiencia en el bus urbano y las razones para justificar esos déficits. Y recuerdan que, aunque lo permiten las cláusulas del contrato, nunca antes se hizo una comprobación fehaciente de los números. El pliego del contrato faculta y obliga al Ayuntamiento a fiscalizar e inspeccionar las actividades relacionadas con los transportes públicos urbanos y comprobar el cumplimiento de las obligaciones. Y a designar un técnico municipal que vigile por el correcto cumplimiento, cometido del que hasta hace poco no nadie se ocupaba. Pero tampoco la concesionaria ha establecido una contabilidad analítica para la determinación de los costes y sigue sin haberla, como tampoco una comisión de seguimiento que el pliego de prescripciones exigía.  Por lo tanto, PP, y ahora con Ciudadanos, no han realizado el control de esos fondos públicos.

ANÁLISIS 2019/2020: LA EMPRESA DEL BUS INFLA EL DÉFICIT.  El concejal socialista Martín Serván señala que se han venido abonando los importes del déficit del bus durante todos los años sin reparo alguno, asentían las cuentas que presentaba la concesionaria del bus y se abonaba la liquidación. Tras ese déficit se encargaron las auditorias. En 2019 la diferencia entre lo presentado y lo finalmente liquidado arrojó un ahorro de 381.519 euros, En 2020, tras la auditoría, el importe presentado con respecto al liquidado supuso un ahorro a las arcas municipales de 223.889 euros. En total, un ahorro de 605.408 euros.

Estas desviaciones se producen por el coste que pasan empresas del propio Grupo Ruiz por prestación de servicios a TUBASA. Entre esas “incidencias” está la ampliación del contrato de garantía por la renovación de flota realizada en 2019 y que se excedió en 265.932  euros; la limpieza y mantenimiento de los vehículos que realiza una empresa del grupo con un coste superior a una externa que lo realizaba anteriormente; la implantación del sistema de geolocalización y sistema digital sin más ofertas que la propia del grupo; o trabajadores que prestan servicio en otras empresas y que cobran íntegramente desde la concesionaria.

“En todas estas cuestiones se pone de manifiesto que es posible mejorar el control sobre los costes de la concesión que pasan a ser gastos de explotación y que impactan directamente en el déficit y lo aumenta”, afirma Martín Serván.

PROPUESTAS DEL PSOE para un mejor funcionamiento y adecuado control de las concesionarias de servicios públicos del Ayuntamiento de Badajoz. Para los socialistas, la concesión de los servicios públicos exige una administración y gestión intachable. Por ello van a presentar unas iniciativas a Pleno para que, una vez aprobadas, sean implementadas en la gestión ordinaria de todas las concesionarias.

La primera propuesta es la puesta en marcha de un servicio municipal de control financiero formado por funcionarios/técnicos municipales del Ayuntamiento encargado de auditar las cuentas de las sociedades concesionarias. La segunda, que las concesionarias lleven una contabilidad analítica para la determinación de los costes que fijan el equilibrio financiero. La tercera que cita Martín Serván es para elaborar un procedimiento interno de contratación para la selección de empresas que técnica y económicamente mejor se adapten para prestar los trabajos externalizados. La cuarta propuesta consistiría en revisar los contratos vigentes por técnicos municipales y su comunicación a la Comisión de Seguimiento del Contrato, siendo este el punto quinto, con la comprobación del cumplimiento de este, así como para hacer recomendaciones de mejora en el servicio. La sexta iniciativa es implementar en las empresas un sistema de control interno que permita la trazabilidad de la dedicación real de los empleados. Como séptimo punto los socialistas proponen la realización de auditorías a TUBASA de los años 2015, 2016, 2017 y 2018. Y, finalmente como propuesta octava, el realizar auditorías, en este caso en la empresa de Recogida de residuos sólidos urbano y en la de Suministro, saneamiento y abastecimiento de agua potable referida a los años 2020 y 2021.

Fotos: PSOE Badajoz.