Pero los socialistas también saben que el regidor no asumirá ninguna responsabilidad, le quitará importancia a lo ocurrido y echará balones fuera

Para el grupo socialista, lo ocurrido es el fracaso de todo un gobierno, es el reconocimiento de una gestión mediocre y de no saber resolver los problemas haciendo que perduren en el tiempo

Consideran en el PSOE que lo ocurrido perjudica la imagen de la ciudad para acoger futuras pruebas deportivas

Vídeo con gritos de protesta (1)

“Es una vergüenza, es una vergüenza…” gritaban los corredores y público en la inmediaciones de la plaza de La Libertad ante la suspensión del 39º Cross Popular Vuelta al Baluarte anunciado pocas horas antes del inicio de la carrera.

Es el alcalde el que debiera haber dado la cara para dar todas las explicaciones, pero ha preferido callar. O la concejala de Policía Local y portavoz del Gobierno, que para algo está. Ha sido el concejal de Deportes, que él mismo reconoce que no es el indicado ante la causa del problema, el que ha hablado para decir que la FMD lo tenía todo preparado y afirmando que es consecuencia de un conflicto laboral. Hay que recordar que no es la primera prueba deportiva que se suspende.

Lo cierto es que esto no ha sorprendido a nadie y han sido demasiadas veces las que el alcalde ha minusvalorado el trabajo de los policías locales. Es un problema que arrastra la ciudad desde hace años y que ha incrementado el propio alcalde con sus decisiones. Para el PSOE, el equipo del PP siempre echa la culpa a terceros. Ellos nunca son culpables de nada. Por eso los socialistas señalan al alcalde como responsable final de la suspensión de la Vuelta al Baluarte. Y es así, le guste o no. Una prueba con 2.650 inscripciones debe tomarse con más seriedad pues el daño a la ciudad es muy importante. Y es significativo que, sin seguridad y como protesta, muchos corredores se decidieran a realizar el recorrido. Sin duda, lo ocurrido es el fracaso de todo un gobierno, es el reconocimiento de una gestión mediocre y de no saber resolver los problemas haciendo que perduren en el tiempo.  Consideran en el PSOE que lo ocurrido perjudica la imagen de la ciudad para acoger en el futuro pruebas deportivas.