Cuando el edil ultra y sus dos asesores franquistas pidieron a los otros grupos municipales suprimir sus asignaciones, ellos ya las volvían a percibir. El Grupo Socialista le pide que devuelva por coherencia los 6.819,65 euros que ha cobrado hasta hoy.

El grupo de Vox no tiene despacho pero cobra por su mantenimiento pues sus dos asesores comparten el del concejal de Limpieza, una irregularidad que el alcalde pasa por alto.

El 15 de junio de 2020 el único concejal de Vox, Alejandro Vélez, desahuciado por su partido, presentó una moción para suprimir las asignaciones variables a los grupos políticos del Ayuntamiento de Badajoz y que fue rechazada. Sin embargo, desde días antes a esa fecha, el 2 de junio de 2020 había vuelto a cobrar la retribución a su grupo sin haber instado a los Servicios Económicos del Ayuntamiento de Badajoz a renunciar a la misma en una posición de coherencia con el requerimiento realizado al resto de grupos políticos. Ni entonces ni a día de hoy el edil ultra ha renunciado a ese dinero, lo que demuestra lo farisaico de su mensaje y lo engañoso de sus argumentos.

El grupo municipal de Vox  ha cobrado hasta este mes de octubre 6.819,65 euros como concepto variable, incluyendo los 2.500 euros como cantidad fija, a razón de 500 euros mensuales para gastos de grupo. Además de devolver todo ese dinero por coherencia, debe reingresar los 2.500 euros pues no tiene derecho al concepto fijo, es una ilegalidad, al no haber físicamente ningún despacho para el grupo municipal de Vox, sino que su secretario habita en el multifuncional despacho del concejal de Limpieza y Poblados, donde también fija su residencia el asesor. Este hecho es aceptado por el alcalde a pesar de ser una flagrante irregularidad a la que hace vista gorda.

El PSOE espera que el edil, su asesor franquista y su secretario ídem, no se planteen destinar ese dinero a beneficencia pues lo suyo es que el dinero vuelva a la caja única municipal. Como bien sabrán, el Ayuntamiento de Badajoz ya habilita líneas de ayuda a colectivos con especiales necesidades de la ciudad y no hacen falta subterfugios ni triquiñuelas extrañas con el dinero municipal.

Foto: Cartel que señala las concejalías del edil ultra donde se «acoplan» tanto el asesor franquista como el secretario también franquista de Vox.