Reclama unas primeras inversiones para su puesta el día por 250.000 euros y actuar de urgencia ante roturas en saneamiento como el ocurrido hace cinco meses en la calle Fuencarral.

El portavoz socialista considera que la zona primigenia del barrio merece una mayor atención, especialmente en el área de la ronda del Revellín y calle La Paz.

EL VIEJO SAN ROQUE, HISTORIA VIVA. Toda esta zona (con calles como Macón, Serrano, Fuencarral, Galache Hoyuelos, Cuenca, Ronda Revellín, La Paz, Luis de Zúñiga…) necesita que sus calles estén mejor, que no haya hundimientos en el asfalto, que se reparen las calzadas y sus desperfectos en general, que se asfalten algunas zonas que dan vergüenza. “Lamentablemente la foto de parte de esta zona denota que tenemos una ciudad desestructurada. Sencillamente no se puede consentir el estado de este entorno. Llevará así toda la vida, pero no puede seguir así para siempre”, indica Ricardo Cabezas.

Comenta que hay fórmulas para adecentar sin tirar la casa por la ventana. “Lo que no arregla nada es el olvido. Por eso pido que una parte del Plan de Impulso, de esas partidas genéricas destinadas a bacheo, asfaltado, grietas en calzada, eliminación de cableado, acerado, vaya al viejo San Roque de manera prioritaria. Vamos a cuidar esta zona inicio de un barrio, el más populoso de la ciudad y por eso expreso una inversión prudente e inicial de 250.000 euros”, apunta el portavoz socialista. Recuerda que los vecinos están rehabilitando sus casas y las están dejando de maravilla. “Yo creo que incluso habría que mejorar el suelo, muy desgastado, colocar mobiliario urbano que prácticamente no tiene, establecer por ejemplo una campaña de ayudas para mejorar sus fachadas y en algún punto del viejo San Roque situar una leyenda en cerámica sobre la expansión de la ciudad de Badajoz hace más de un siglo por esta zona tras cruzar el Rivillas. Y una semblanza en cada una de las calles con los nombres de las personas que ayudaron en sus inicios a hacer barrio”, plantea Ricardo Cabezas.

El edil socialista quiere que esta zona sea cuidada y mimada, justo lo contrario que hasta ahora, que tenga identidad propia. Piensa que es mucho el camino a recorrer, pero en algún momento hay que empezar. “Vamos a arreglar el día a día primero, pero que la ciudad debe mirar al viejo San Roque, cuidarlo y revitalizarlo lo tengo muy claro”, sentencia Cabezas.

UNA CALLE CORTADA DESDE FINALES DE SEPTIEMBRE. Para Cabezas es inadmisible que la calle Fuencarral en su unión a Galache Hoyuelos esté cortada desde hace más de cinco meses y le recuerda otra calle cortada durante muchos meses en la cercana Porvenir. “De nuevo San Roque, en este caso el viejo San Roque, que como le dije la semana pasada, es el barrio que mayor índice soporta de baches, baldosas sueltas y en general del mal estado de sus calzadas y acerados de toda la ciudad. Este vecindario necesita una respuesta sobre un hoyo que va creciendo y que tapona dos calles y del que no reciben respuesta a pesar de haberlo denunciado ante el Consistorio y en redes sociales. Para Cabezas esta permanente espera de solución debe acabar de inmediato y alguien del equipo de gobierno debe poner fecha al arreglo y debe ser ya.

EN ESTAS CALLES COMENZÓ SAN ROQUE HACE UNOS 120 AÑOS. El barrio comenzó en la Ronda del Revellín y la calle La Paz, zona de maniobras militares y de eras y se extendió por derecho a la calle Macón y Serrano. San Roque es San Roque por una ermita consagrada a este santo y que existía en la zona. La barriada aparece a principios de siglo con construcciones ilegales en la zona frente al revellín. Hace algo más de 118 años el barrio de San Roque arrancaba aquí. En 1911 en un acta de pleno ya se hablaba de esta zona. Lo cierto es que la historia se remonta mucho antes, a época musulmana. Y se ha estudiado mucho sobre la ubicación y datación de la ermita de San Roque que la sitúan en 1658, que no es la de Ronda Norte, sino una próxima al Rivillas. A esa ermita siguieron otras en 1705, 1729 y 1811. En 1911 el alcalde Galache Hoyuelos, con calle junto a las primeras vías del barrio, puso luminarias de acetileno. En 1927 el barrio crece y hay una clara explosión poblacional después de la Guerra Civil con un Ricardo Carapeto que lo fue todo y que murió en 1941. Nos situamos en estas calles donde empezó todo en el barrio de San Roque: de José Macón (un gobernador militar que estuvo hasta 1913). Antes de aquel primer pleno para urbanizar la zona, ya en 1911, se aprobó su nombre cuando aún no eran legales las construcciones. José Macón es una de las calles más largas del barrio pues ronda los 600 metros. Más larga aún es la calle Serrano que en 1922 tuvo la primera parroquia del barrio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad