Al portavoz socialista le parece indignante e inadmisible que dos de los tres ex de Vox tengan sueldo pero no trabajo y que esta nueva “anormalidad” no puede continuar.

Cabezas se pregunta qué tiene que pasar para que estos líderes regionales llamen al orden al alcalde y al primer teniente de alcalde, convertidos en rehenes de alguien que solo busca sacar tajada municipal durante los próximos tres años.

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Badajoz pide al presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, y al portavoz de Ciudadanos Extremadura, Cayetano Polo, que impidan el circo que se está produciendo en el Ayuntamiento de Badajoz, donde un tránsfuga tiene competencias municipales de gobierno y donde dos de sus asesores tienen sueldo pero no obligaciones laborales, o al menos no las ha hecho públicas el alcalde desde hace quince días.

En el PSOE argumentan que la deriva del alcalde de Badajoz y su primer teniente de alcalde no puede ser pasada por alto para los responsables regionales de PP y Ciudadanos y que su silencio les hace cómplices al no censurar esta operación de beneficios personales que no responde al interés general de la ciudad.

Ni José Antonio Monago ni Cayetano Polo, pueden consentir que un tránsfuga neofascista gobierne en coalición con PP y Cs. No deben permitir que tenga áreas encomendadas, además de dos adscritas a jornada completa, con sueldo (31.000 euros cada uno), pero sin obligaciones laborales, “lo que es indignante y del todo inadmisible y es un mal ejemplo para la ciudadanía pues nadie debiera cobrar sin tener que trabajar, nadie puede aprovecharse de una situación como esta”, manifiesta Cabezas. El portavoz socialista pregunta además a Monago y Polo si, por chantaje, hay que decir “sí” a todo, aunque eso vaya en contra de la ética, honradez y respeto a la ciudadanía. El líder socialista afirma que “José Antonio Monago del

PP, quien fue cocinero antes que fraile en el Ayuntamiento de Badajoz, y el portavoz regional de Ciudadanos Cayetano Polo, no pueden callar ante la nueva anormalidad que se está dando en el Ayuntamiento de Badajoz y donde Fragoso y Gragera están aceptando el chantaje de un neofascista que lleva junto a él a dos asesores sin oficio, pero sí con beneficio, al cobrar sin trabajar y eso no se puede permitir en un ayuntamiento. Pido poner orden a todo esto y si callan son consentidores y cómplices de la deriva de PP y Ciudadanos en este ayuntamiento. Que hablen ahora o callen para siempre.

En el PSOE de Badajoz tienen claro que van a seguir denunciando que esto es un ataque al municipalismo y lamentan que el alcalde se sirva del cargo para, a la desesperada, y con total falta de transparencia, buscar consolidar un escándalo de primer orden. Cabezas se pregunta qué tiene que pasar para que estos líderes regionales llamen al orden a un alcalde y a un primer teniente de alcalde, convertidos en rehenes de alguien sin principios que solo busca sacar tajada municipal durante los próximos tres años.