Menú
TwitterRssFacebook

Publicado el 24 de Mar, 2016 en Destacado, Noticias

Ricardo Cabezas hace balance de la huelga en limpieza: “Ha sido una huelga invisible”

Ricardo Cabezas hace balance de la huelga en limpieza: “Ha sido una huelga invisible”

Badajoz, 24.03.2016. El portavoz socialista valora que la huelga de los trabajadores de limpieza no la han notado los vecinos por el engaño del ayuntamiento en los servicios mínimos y que el único reflejo de la misma se ha materializado en los medios de comunicación. Sostiene el edil socialista que estos días han servido para certificar que el PP se ha posicionado con la empresa adjudicataria y que al equipo de gobierno le ha faltado “piel” para ponerse en la “piel” de los trabajadores de limpieza de Badajoz. Por el contrario, los grupos de la oposición han estado con esos mismos trabajadores pues consideran justas sus demandas. Cabezas espera que las negociaciones continúen por el bien de la ciudad y que antes de San Juan se haya podido llegar a un acuerdo satisfactorio para las partes, reclamando al PP que demuestre en este tiempo que FCC cumple rigurosamente el contrato. El portavoz socialista recomienda al alcalde que explícitamente exculpe a los trabajadores del volcado y quema de contenedores, pues ganaría en credibilidad.

Tras finalizar en la pasada media noche la huelga en FCC, Ricardo Cabezas sentencia que “la huelga del servicio de limpieza ha servido para certificar el matrimonio de conveniencia entre el equipo de gobierno del PP y la empresa adjudicataria de limpieza. Es un hecho demostrable que el ayuntamiento engañó a los trabajadores con unos servicios mínimos desproporcionados que dejaron sin efecto la protesta. Ahora se les descontarán tres días a los trabajadores, algo que esperemos también ocurra proporcionalmente en el descuento del pago mensual a la empresa desde el ayuntamiento, pero lo cierto y verdad es que no habrá refuerzos para la recogida de basura por la huelga porque no hay nada que recoger. Felicito a los trabajadores por alzar la voz pues su situación laboral es muy precaria e inadmisible”. Cabezas considera que la huelga ha sido modélica, sin incidentes achacables a los trabajadores, sin una merma significativa del servicio. Por eso se ha preguntado: “¿huelga?, ¿qué huelga? Ha sido una huelga invisible”. El edil socialista recomienda al alcalde que excluya explícitamente a los trabajadores de FCC en responsabilizarles del volcado y quema de contenedores, pues ganaría en credibilidad.

Para el Grupo Socialista la huelga tarde o temprano tenía que producirse pues la conflictividad laboral estaba en boca de todos. Los trabajadores de FCC, casi a diario, han venido trasladando al Grupo Socialista la situación insostenible por la que están pasando y con demasiados frentes abiertos: salarios precarios, jornadas prolongadas, libranzas exiguas, material deficiente y escaso, personal recortado para las zonas a cubrir con menor número al que obliga el contrato y un trato humillante a los trabajadores, como ha podido contrastar el PSOE en sus entrevistas con un buen número de empleados de la empresa.

EL ACUERDO DEBE LLEGAR. Ricardo Cabezas espera que las negociaciones continúen por el bien de la ciudad y que antes de San Juan se haya podido llegar a un acuerdo satisfactorio para las partes. Para el líder socialista el comité de empresa ha sabido negociar, ha hecho propuestas constructivas y se ha mantenido en todo momento abierto al diálogo, algo a lo que no siempre ha estado dispuesta FCC, cuyos interlocutores no ha sabido o no han podido buscar el acercamiento dando respuestas solventes en la negociación. El portavoz socialista considera que al equipo de gobierno le ha faltado “piel” para ponerse en la “piel” de los trabajadores y su labor consiste en algo más que un decretazo de última hora con los servicios mínimos.

EL PP DEBE ESTAR SEGURO QUE FCC CUMPLE RIGUROSAMENTE EL CONTRATO. Para Cabezas es fundamental que, tras la huelga, el equipo de gobierno se esfuerce en demostrar al resto de grupos políticos que representan a la ciudadanía de Badajoz que la empresa adjudicataria (que cobra 10,5 millones de euros al año) cumple rigurosamente lo pactado y demuestre cuanto antes que el número de trabajadores contratados se corresponde en todo momento con la propuesta que hizo la empresa para quedarse con el servicio. Requiere al equipo del PP que ofrezca la máxima transparencia sobre toda la información que solicite a partir de hoy la oposición.

Share This