Afirma que a partir de entonces el Ayuntamiento de Badajoz será un circo donde todo valdrá para mantener el sillón.

El portavoz socialista lamenta que los hosteleros se sientan no correspondidos por su ayuntamiento y reclama para ellos medidas de seguridad y test rápidos para los trabajadores municipales.

TRAGAR Y REBAJARSE TODO LO QUE HAGA FALTA PARA MANTENER EL SILLÓN. Ricardo Cabezas ha recordado que el 11 de marzo el Grupo Socialista preguntó al alcalde y a Secretaría General por la situación del concejal ultra tras su expulsión de Vox. El 6 de mayo contestó el secretario asegurando que le pasó informe de legalidad al alcalde el 2 de abril y que es este quien pasarlo al PSOE  (lo que no ha hecho).

El portavoz socialista ha avanzado que el concejal de Vox dejará de serlo en el próximo pleno municipal (se tratará en el punto 2) pasando a no adscrito, de ahí que al alcalde no le convenga la celebración de ningún pleno. Cabezas asegura que desde el 27 de febrero el exconcejal de Vox, su asesor y su secretario han estado disfrutando de unos privilegios que no merecían.

A partir del próximo pleno, asegura el edil socialista, el Ayuntamiento de Badajoz se convertirá en un circo. Se pregunta que “hasta dónde van a llegar las tragaderas del señor Fragoso, la ética, la moral, dónde quedan aquellos reproches que en la anterior legislatura dirigía a otro concejal no adscrito que estaba defraudando al electorado de Ciudadanos. Aquí se está decepcionando a los votantes de Vox y no pasa nada”. Se pregunta igualmente por el socio de Fragoso, “el de la política del palo quieto y la sonrisita de plástico, ¿qué dice el señor Gragera que vino a regenerar la política, no va a decir nada?, ¿también va a tragar con esta situación?”. Un estado que Cabezas califica de fraude, un espectáculo escandaloso  nada edificante, que convertirá a Badajoz en noticia a nivel nacional porque todo seguirá igual (con los tres exVox en plantilla) por el consentimiento de Fragoso y Gragera y eso es “inadmisible y vergonzoso pero aquí, con tal de mantener el sillón, vale todo”. Cabezas les reprocha ese estilo de política que no busca la dignificación de la misma.

LA HOSTELERÍA: DEFRAUDADA E INCOMPRENDIDA POR SU AYUNTAMIENTO. Cabezas ha tenido presente hoy a los hosteleros que hacían cola esta mañana ante registro para pedir ampliar sus terrazas. Ha rescatado una carta dirigida al alcade desde la Plataforma de Autonomos de Hosterlería de Badajoz en la que le piden decencia a la hora de hacer determinadas declaraciones, como que a día de ayer solo se hubieran presentado 25 solicitudes de terraza, algo previsible por el escaso tiempo trasncurrido y el menor tiempo de apertura del registro. Cabezas advierte que ya hay hosteleros que no van a subir la persiana de su negocio y reprochan al regidor en la carta que no conoce la realidad y le reclaman ayudas directas, que ya se están otorgando en otras ciudades.

PETICIONES DEL PSOE AL EQUIPO DE GOBIERNO. Dos cosas ha pedido hoy Ricardo Cabezas al equipo de gobierno formado por PP y Cs. Por un lado reclama test rápidos para todos los trabajadores municipales, algo que ya solicitó Aspolobba para Policía Local y Bomberos, pero que también ha pedido Monago (el 11 de mayo) para todos los empleados públicos, por eso espera que el alcalde no deje en mal lugar al presidente del PP y adquiera cuanto antes los test rápidos y espera que su compra no tarde tanto como la compra de mascarillas. Por otro lado, desde el Grupo Socialista solicitan certezas para hosteleros y comerciantes, que se les dote de material de seguridad para poder desarrollar su actividad en las mejores condiciones, de ahí que pidan se les suministre con guantes, mascarillas y gel hidroalcohólico. Por cierto, la misma petición que hizo el portavoz adjunto de Ciudadanos en la Asamblea de Extremadura el pasado lunes.

EL AYUNTAMIENTO NO COLABORA CON EL DEFENSOR DEL PUEBLO. Ricardo Cabezas ha considerado un mal ejemplo que el Ayuntamiento de Badajoz haya sido incluido en el listado de administraciones no colaboradoras o entorpecedoras  en la tarea que realiza el Defensor del Pueblo. Es una mancha negra en la gestión del equipo de gobierno por lo que Cabezas exige salir de ese informe cuanto antes.