Menú
TwitterRssFacebook

Publicado el 31 de Jul, 2017 en Destacado, Noticias

Ricardo Cabezas asumirá un perfil más institucional ante la deriva insensata del alcalde

Ricardo Cabezas asumirá un perfil más institucional ante la deriva insensata del alcalde

Badajoz, 31.07.2017. El portavoz socialista considera que la ciudadanía de Badajoz no ha sido la protagonista en los últimos once meses y que eso no se puede volver a repetir. Ricardo Cabezas ha realizado un balance de este curso político que ha llegado a su fin y que se retomará en septiembre.

Ricardo Cabezas lo tiene claro: “Ante un alcalde a la fuga, provocador, faltón y al que le va la marcha, ocuparé ese espacio institucional, de cortesía, de sentido común y de referencia que ahora mismo está vacante, que exige la ciudad y que un alcalde de Badajoz debe practicar a diario”. El portavoz socialista destaca que la ciudadanía de Badajoz no ha sido la protagonista de su ayuntamiento en los últimos once meses. “Me rebelo a que esta situación se repita en el próximo curso político, el único completo que queda antes de las elecciones. Esto no puede seguir así. En el Grupo Socialista intentaremos ser lo más constructivos posibles, haremos lo imposible por trasladar a la ciudadanía que somos una alternativa real, con ideas y con proyecto, que Badajoz merece un gobierno compartido con sus propios ciudadanos a los que no se debe dar la espalda como hasta ahora, trabajaremos de verdad por rebajar la tensión municipal y no entraremos al trapo de las tonterías del alcalde”, afirma Cabezas.
Advierte el edil socialista que “los próximos tres años son muy importantes para la ciudad y los que estamos en el ayuntamiento debemos aprender la lección de que el interés general de la ciudad, los grandes temas, deben ser prioridad absoluta para todos nosotros. Digo no al regate corto y a utilizar la ciudad como rehén de otra cosa que no sea lo mejor para ella. En muchas ocasiones durante este año he demostrado que antepongo y me enfrento a quien haga falta por defender que Badajoz es lo primero. Lo voy a seguir haciendo, y el que quiera que sumemos, solo tiene que llamarme. Solo pido lo que ofrezco: honradez, responsabilidad, respeto, confianza y sentido común. Es un buen punto de partida”, avanza Ricardo Cabezas.

LA ACTIVIDAD MUNICIPAL HA SIDO BAJA. Es decir, lo que perciben los pacenses por lo que hace su ayuntamiento. Un presupuesto el de 2016 con pocas inversiones y de las que se hace un mínima parte. Un remanente o Plan de Impulso muy bajo, incapaz de solucionar los graves problemas de mantenimiento básico de la ciudad donde se queda sin invertir un 40%. La radiografía nos dice que el equipo de gobierno ha trabajado poco y que todo lo deja para el final cuando están más cercanas las elecciones. En este punto ha incluido los problemas con bomberos y Policía Local, los problemas para tener abierto el Museo del Carnaval, el escándalo del carril bici de Sinforiano, los derivados de las denuncias sobre permitir cobros ilegales en Almossassa y en poblados, enchufismo para colocar amigos del régimen del PP. Es evidente que el Patrimonio es una asignatura pendiente, que Parques y Jardines no tienen la atención debida, que la limpieza ha empeorado, que la recuperación del Casco Antiguo está en retroceso, que las barriadas siguen igual de mal, que las demandas de los colectivos sociales chocan contra el muro del equipo de gobierno. La realidad nos dice que no hay un proyecto verdadero de ciudad.

UN EQUIPO DE GOBIERNO INSUSTANCIAL. Ante la falta de esas iniciativas por parte del equipo de gobierno del PP, la oposición ha presentado unas 30 iniciativas que por decenas se cursan en plenos y comisiones y en mesas de trabajo y que ninguna ha salido adelante. “Es muy grave lo que digo: en la oposición no estamos solo para criticar, también queremos ser constructivos, pero no ha habido forma que las propuestas de la oposición hayan culminado en positivo. Ni siquiera aquellas que contaron favorablemente con el voto del PP”, afirma Cabezas.

TENSIÓN POLÍTICA QUE VA A MÁS. “Una tensión municipal evidente que no es motivo de orgullo para nadie y que enfrentó a la oposición con el equipo de gobierno. Y si bien es cierto que todos tenemos parte de culpa, no es menos cierto que más culpa tiene el que más responsabilidad acumula. Y es ahí donde el alcalde se lleva la el premio a la capacidad de generar tensión y mal rollo en este ayuntamiento. Él mismo lo repite constantemente cuando dice que le va la marcha. Con un alcalde menos provocador, con más mano izquierda, la tensión hubiera bajado considerablemente”, sostiene Ricardo Cabezas.

UN ALCALDE SIN PALABRA. Para el líder socialista esta es la causa de todos los males que vinieron después. Para Cabezas, “el alcalde gobierna por un acuerdo de investidura con Ciudadanos que le obligaba a unos compromisos. A esos compromisos se sumaron otros para aprobar el presupuesto. El alcalde no cumplió con su palabra y los acuerdos iniciales y posteriores están sin cumplir. Este incumplimiento flagrante de los compromisos llevó al descabezamiento de Cs y a estudiar la moción de censura”.

LEGÍTIMO IMPULSO A UNA MOCIÓN DE CENSURA. En este panorama el Grupo Socialista decidió impulsar el 15 de febrero una moción de censura que cancelamos definitivamente el 15 de mayo. Mereció la pena esta iniciativa y cada vez estamos más satisfechos de aquella decisión pues ha desvelado la realidad municipal. “No debía ir muy mal la moción, pues mientras un servidor trabajaba en ella, el alcalde se trabajaba a Ciudadanos. Se metió como elefante en cacharrería y descabezó a Ciudadanos. Ahora Cs vota lo que diga el PP que ha recuperado la mayoría. El PSOE, como principal partido de la oposición, siempre estuvo obligado a tener presente esta opción legítima y democrática. La ruptura entre PP y Ciudadanos no la propició el PSOE, fue cosa de ellos”, sentencia Cabezas.

COMPRAR UNA CONCEJALA. Y lo último más destacado es la adquisición de una concejala más a las filas del PP que antes estaba en Cs y a la que tienen que tener contenta: le duplican el sueldo, le ponen un asesor, le dan cuartelillo. Para Ricardo Cabezas “lo ocurrido en el Grupo Ciudadanos es un ejemplo de corrupción por lo de la compra del voto para tener asegurada la mayoría. Porque en definitiva, antes en Cs había dos concejales, después uno, pero es que realmente de esa concejala al PP lo único que le interesa es el brazo que se alza para votar siempre con ellos. El brazo. No hay más. Nada más”, concluye.

Share This