Entre dos y tres trabajadores realizan tareas testimoniales para que la obra no pueda considerarse “cerrada” y el Ayuntamiento denunciar al constructor por incumplimiento de contrato. En el PSOE sospechan que las partes trabajan en un modificado del contrato que permita continuar la obra, algo que mirarán con lupa los socialistas.

La primera previsión de fin de la piscina de la margen derecha fue finales de 2020 y, tras la prórroga de seis meses concedida el 18 de diciembre pasado, la obra debía haber terminado el 24 de junio y a día de hoy le falta aproximadamente un 75% de ejecución.

La prórroga se ha agotado y los avances han sido mínimos para ir concluyendo la obra más importante que acomete el Ayuntamiento de Badajoz, sufragada al 50% por la Junta de Extremadura. Para terminar la primera fase falta un 75% del grado de ejecución y a completar ese porcentaje no se van a dedicar los entre dos y tres trabajadores que allí realizan algunas tareas para que el Ayuntamiento no pueda denunciar a la UTE de Sehúca y Martín Casillas por incumplimiento de contrato.

Obra piscina en el día de hoy. Vista parcial.

El tripartito puede negar todas las afirmaciones, advertencias y alertas que ha venido lanzando el Grupo Socialista desde el pasado mes de septiembre, pero se impone tozudamente la realidad: la piscina está en punto muerto, técnicamente parada, y los avances han sido ínfimos en los últimos nueve meses. Pero los socialistas sospechan que desde el Ayuntamiento estarían ya estudiando un modificado del proyecto, sin ni siquiera haber acabado la primera fase, que inyectara más dinero  y que permitiera  seguir la obra. Desde el PSOE va a estar muy atentos a esta operación con un mayor coste para las arcas municipales y que esperan puedan justificar. En cualquier caso, el Grupo Socialista estará muy pendiente y mirará con lupa este proceso y, ante cualquier indicio de irregularidad o ilegalidad, no dudarán en trasladarlo a los juzgados en defensa de los intereses de la ciudad.

Jaramagos en una zona lateral de la obra de la piscina de la margen derecha.

Los socialistas recuerdan que el Ayuntamiento de Badajoz trasladó a la Junta la urgencia de sumarse al proyecto poniendo la mitad del dinero: la previsión que comunicaron desde el consistorio a Guillermo Fernández Vara era que la obra terminaría en diciembre de 2019. Ya en 2016 la administración regional confirmó su participación en el proyecto y en 2017 puso a disposición del consistorio pacense 2,5 millones de euros. Recuerdan en el PSOE que en este mes de julio se cumplen 15 años desde que el PP anunció la construcción de la piscina de la margen derecha. El Grupo Socialista rechaza que la obra vaya a terminar en verano de 2022 como aseguró el exalcalde el pasado 11 de junio y siguen fijando el verano de 2023 para su fin, 17 años después del anuncio de su construcción y eso si las obras se retoman e impulsan ahora de nuevo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad