El Grupo Socialista recuerda al equipo de gobierno que hace solo ocho días el PSOE ya advirtió del alto peligro de incendio en la Alcazaba de Badajoz.

Para los socialistas es una auténtica vergüenza que, todos los años y varias veces cada año, tenga que incendiarse el perímetro de la alcazaba más próximo ala carretera de circunvalación.

UNA MALDITA TRADICIÓN A PESAR DE LO PREDECIBLE. No vale como excusa que el coronavirus haya impedido el desbroce del principal monumento de la ciudad. O que no haya concluido el proceso para adjudicar su desbroce anunciado hace meses (difícilmente se ha podido adjudicar pues no ha salido a licitación). Lo triste es que como todos los años las laderas de la Alcazaba de Badajoz han terminado ardiendo. Algo que se repite todos los años se puede entender ya que es una tradición en la ciudad. Una infausta tradición que el equipo de gobierno ha sido incapaz de corregir a pesar de ser predecible. Hace tres años el PSOE denunció un contrato para limpiar las laderas de la alcazaba con un coste desproporcionado y que finalmente se adjudicó por la mitad un año después, pero cuando se quiso poner en marcha seis incendios ya se habían cebado con el monumento. Estos últimos años ha ocurrido lo mismo: los incendios hay llegado siempre antes que el desbroce. Y hace ocho días el Grupo Socialista ya advirtió de la necesidad urgente de limpiar el monumento y ni caso.

INCOMPATIBLE PROMOCIONAR LA ALCAZABA Y QUE SE REPITAN LOS INCENDIOS. Para los socialistas es impropio hacer promoción de la alcazaba pacense y que los incendios sigan produciéndose en su perímetro amurallado, que también podrían darse en el interior pues está lleno de hierba. El 23 de enero pasado, en Fitur, el Ayuntamiento de Badajoz, presentó a la Alcazaba como la más grande de Europa. Aquel día el alcalde destacó la singularidad de la alcazaba árabe pacense. Afirmó que “si alguien quiere ver la Alcazaba más grande de Europa solo puede hacerlo en Badajoz”. Ahora ya podrá añadir que si quiere ver esa misma alcazaba rodeada de tierra y vegetación calcinada, es una circunstancia única que también solo se da en Badajoz, para sonrojo de todos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad