El alcalde aprovecha una rueda de prensa para insultar al portavoz socialista solo por decirle verdades. Al ahora senador todo le vale para denigrar al adversario.

Fragoso, que es faltón por naturaleza, busca argucias y falsedades para ocultar que lo suyo con los despachos es simplemente ordeno y mando y que de ninguna de las maneras piensa poner en su sitio ni a Ciudadanos ni a Vox porque con las cosas del comer no se juega.

Badajoz, 06.02.2020. Para el PSOE, el alcalde sabe que ha dictado una resolución injusta y arbitraria a sabiendas, con todo lo que eso supone, y que su único deseo es contentar a Ciudadanos y proteger al edil de Vox. Solo así se entiende que haya dictado una resolución injusta. La decisión ecuánime es que el grupo menos votado ocupe el despacho más pequeño. Es decir, Vox. Y eso no es así. Ahora mismo Vox está ocupando el despacho con más metros cuadrados: 44. Una superficie superior a la de otros tres partidos: PSOE, PP y Unidas Podemos-IU-Equo.

Desde el PSOE piden seriedad al alcalde que ahora dice que donde está el concejal y su secretario no es grupo municipal, sino un despacho de la Concejalía de Limpieza. El alcalde sabe perfectamente que ahí no está ni la sede de Limpieza, ni de Poblados, ni de Parque Móvil. Una patraña a la que solo puede recurrir alguien que ha perdido la vergüenza y actúa más como alcahuete que como alcalde.Fragoso, que es fantasioso y peliculero por naturaleza, busca argucias y falsedades para ocultar que lo suyo con los despachos es simplemente ordeno y mando y que de ninguna de las maneras piensa poner en su sitio ni a Ciudadanos ni a Vox porque con las cosas del comer no se juega. Y en eso el regidor sí que puede dar lecciones.

UN ALCALDE SIN RESPETO AL ADVERSARIO. A Fragoso le ha sentado mal la excursión de dos días a Madrid y prueba de ello es que ha venido hecho un basilisco dispuesto a demostrar que no hay nadie más listo que él, no solo en Badajoz, sino en 500 kilómetros a la redonda. Por eso da lecciones al portavoz socialista de cómo cuidar su imagen, él que la tiene por los suelos, que ha dilapidado la herencia recibida, ha utilizado todo el dinero público disponible para sustentarse en la alcaldía y, lo peor de todo, ha demostrado que no sabe ni impulsar ni cuidar la ciudad. Solo le queda la charlatanería y aprovecharse de las instituciones para sacar tajada. ¡Qué lejos queda la Universidad y el dar ejemplo sin sonrojarse! Y lo de hablar de trabajadores que no son políticos define sus carencias, en moral y ética.