Las familias están indignadas por esa decisión y de cómo han arrasado con todo, convirtiendo el lugar donde estuvo el parque infantil en un auténtico peligro para los niños y niñas del barrio.

En vez de repararlo, el concejal del PP ha decidido eliminarlo y, según los vecinos, no tiene intención de recuperarlo, castigando a los más pequeños del Cerro sin lugar donde jugar. En el PSOE creen que el alcalde no tiene ni idea de la destrucción del parque.

Este parque fue uno de los tres que Ricardo Cabezas pidió precintar a primeros de agosto, cosa que hizo a los pocos días la Policía Local. El 16 de septiembre se comenzó a desmantelar el parque infantil ante la incredulidad del vecindario. El PSOE ha dejado pasar un mes para saber qué mejoras se iban a realizar en este punto de la plaza de Juan Ramón Jiménez. Han pasado 30 días tras arrasar con todo y ni se ha limpiado la zona, volviendo a convertirse en un lugar peligroso, lo que está irritando doblemente a las familias.

VANDALISMO SIN DENUNCIA MUNICIPAL. Por lo que ha conocido el PSOE no es intención del concejal de Parques y Jardines volver a situar allí un espacio de juego infantil como castigo a los vecinos ante los actos vandálicos que dañaron el parque. Un vandalismo que al PSOE no le consta que haya denunciado el Ayuntamiento de Badajoz ante la Policía. Un daño a la propiedad municipal que no se hizo de la noche a la mañana, aunque nunca se reparó nada. Es más, algunos vecinos saben qué pareja de jóvenes dañó el parque infantil y que llegaban desde otro barrio. También hay que decir que nunca se vigiló especialmente la zona, aunque lo pidieran reiteradamente los vecinos.

UNA DECISIÓN DESPROPORCIONADA. Para los socialistas arrancar el parque infantil es una solución deleznable que no se atrevería a tomar el PP en otro barrio. Por eso piden al concejal Coslado y al alcalde Gragera, que dudan conozca los hechos, que mediten muy bien esta decisión y repongan los juegos pues consideran que la medida tomada es desproporcional y debe rectificarse cuanto antes.

Hace ocho años, en diciembre de 2013, se instaló el parque de la plaza Juan Ramón Jiménez (con un coste de 72.000 euros) y el concejal Jesús Coslado, que ya era el edil de Infraestructuras, dijo que con este parque se saldaba “una deuda histórica que el Ayuntamiento mantenía con los vecinos de esta barriada”. Pues la deuda vuelve a existir y ahora no tiene intención de saldarla. Y de paso le recuerdan a Coslado, antes edil de Vías y Obras, que esta plaza se asfaltó malamente, pero es la única que conocen los socialistas sin red de alcantarillado. Otra más de este edil.

Fotos: PSOE.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad