Piensan que Fragoso nunca ha buscado la participación de la oposición en cuestiones de ciudad, pero tienen la esperanza de que entre en razón y todos puedan trabajar unidos por Badajoz.

Los socialistas lo lamentan porque consideran que son momentos de lealtad y unión y reprochan a Ciudadanos que no presionen al alcalde para cambiar de opinión por interés general.

El Grupo Socialista no va a tirar la toalla y espera encontrar un punto de encuentro con el equipo de gobierno para trabajar por la ciudad. Los socialistas vienen reiterando desde el inicio de la crisis sanitaria, donde apoyaron la medidas iniciales tomadas en la ciudad, que desde la unión se puede trabajar mejor por la ciudad.

Aunque hasta la fecha han sido convidados de piedra en las medidas tomadas, en el PSOE creen que hay que pensar en el día después del confinamiento general y aunque tienen más que motivos para pensar que PP y Ciudadadanos actuarán como Juan Palomo y porque no hay precedente de un consenso anterior, apuestan por la excepcionalidad del momento y que todo el mundo es necesario para ayudar. Por eso sostienen que el partido más votado en la ciudad, y referente para mucha gente, no puede quedar al margen.

El pasado 13 de abril los socialistas pacenses pidieron la vuelta de la sesión plenaria mensual y de las comisiones antes de concluir el presente mes. También el día antes el alcalde se negó a convocar la junta de portavoces  que los socialistas venían reclamando desde finales de marzo con un “cuando podamos”. De seguir así, el alcalde estará vetando que la oposición cumpla su función institucional y constitucional, además de dar a entender que no hay otra salida al COVID-19 que la que decida unilateralmente el gobierno municipal. Ahora mismo el Ayuntamiento de Badajoz es uno de los consistorios menos transparentes y con menor actividad municipal de la región. Por no haber, no hay ni juntas de gobierno. Por eso los socialistas esperan que el alcalde entre en razón o le hagan entrar y todos puedan sumar por Badajoz.