Las ayudas no llegan a las personas de Badajoz que las necesitan y, dada la coyuntura, es un problema muy grave.

Por eso el PSOE plantea cuestiones que pasan por revisar los requisitos de acceso a las ayudas o incluso actuar de oficio.

El Grupo Socialista considera que si se quiere un resultado diferente no hay que hacer lo mismo.

El grupo municipal socialista cuestiona la gestión que se está llevando a cabo desde el Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS) sobre la “Convocatoria de Ayudas extraordinarias destinadas a posibilitar la cobertura de sus necesidades básicas y gastos excepcionales a personas en situación de vulnerabilidad social como consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19” y que, tras su publicación en julio pasado, no está dando los resultados que el Instituto y el concejal tenían previsto.

CAVACASILLAS NO SE PONE DE ACUERDO CON CAVACASILLAS. En el PSOE lamentan esta disfunción del edil que no se pone de acuerdo consigo mismo ya que, por una parte, decía hace un par de meses que no iban a tener suficiente dinero para llegar a todas las personas que esperaban que solicitaran ayudas y, el pasado lunes se rectificaba y volvía a recordarnos por tercera vez unas ayudas que solo han entregado el 10% del importe previsto. Los socialistas se preguntan qué ocurre en Badajoz para que sus ciudadanos rechacen las ayudas que les brinda su Ayuntamiento y lamentan la resignación y falta de resolución del propio concejal del área.

Es una situación anormal dado el paro, trabajadores en ERTE, cierre de negocios, establecimientos a medio gas y necesidades en general de los pacenses expuestos a una potencial vulnerabilidad como para no solicitar las ayudas que ofrece el IMSS y que, como ya indicaron desde el PSOE,  se publicaron tarde.

ANÁLISIS DE SITUACIÓN. Desde el Grupo Socialista consideran que son varias las cuestiones que llevan a esta situación:

  1. Ofrecer ayuda a través de los Servicios Sociales no es dar una limosna. Es un concepto más amplio y que trata de un modelo de sociedad, donde la beneficencia se convierte en Justicia Social, entendiendo esta como “el reparto equitativo de los bienes sociales”.
  2. El acceso a la información o a la solicitud de cita previa, está siendo un trabajo arduo para las personas que quieren solicitarla. Los teléfonos tardan en ser atendidos o no se atienden, aun llamando varias veces a lo largo de una mañana.
  3. La dificultad para conseguir una cita o simplemente una información, es otra de las cuestiones que ralentizan las solicitudes.  Desde el Grupo Socialista hacen llegar la contrariedad de las personas que han intentado acceder a la solicitud y no han podido, igual que reclaman se revisen los requisitos de acceso a las mismas. Es más, consideran que si ya conocen qué familias están sufriendo la crisis y se conocen sus casos, en algunos de ellos se podría haber actuado de oficio como, por ejemplo, autónomos que se han visto abocados a cerrar sus negocios.
  4. Estas dificultades se hubieran minimizado, si desde el IMSS, se hubieran dirigido a las asociaciones de vecinos, ya que en la mayoría de los barrios son estos colectivos los que están más cerca de sus vecindario y hubieran dado cuenta sobre la situación de muchas familias y sobre cómo actuar en estos casos, siendo una colaboración imprescindible para los técnicos de Servicios Sociales.

El PSOE tiene presente a las personas que trabajan en el IMSS se han visto desbordadas cuando son un colectivo que tendría que haber tenido especial tratamiento.Es obligado e ineludible ampliar más la plantilla del IMSS

Desde la concejalía se ha querido llegar a personas que no habían accedido nunca a Servicios Sociales, pero se han topado con que el propio Instituto desconoce el número de familias solicitantes. El reclamado registro de casos, a través de los Servicios Sociales de Atención Social Básica, es imprescindible  para poder gestionar de forma adecuada. Sin duda, si se quiere un resultado diferente no hay que hacer lo mismo.