A principios de año se adjudicó a la misma empresa que la gestionaba y desde el 1 de febrero se está pendiente de firmar el contrato. Lleva cerrada desde el 23 de enero.

En la puerta de la biblioteca informan que está cerrada por “motivos de desinfección y limpieza” y no es cierto. Además, desde el PSOE denuncian el moho del edificio y que un sintecho se ha instalado en la terraza que rodea la biblioteca.

Desde el 1 de febrero la Biblioteca Municipal de Santa Ana debiera estar dando servicio a los pacenses. A partir de ese día se podía haber firmado el contrato con el adjudicatario que resulta ser el mismo que venía gestionando la biblioteca, Códice Gestión de la Información, SL. La adjudicación provisional fue el 7 de enero y se tardó todo el mes en recopilar la documentación requerida al beneficiario, cuando por lo general son diez días. Para el PSOE, si las cosas se hubieran hecho bien y con la suficiente diligencia, la biblioteca no debiera haber cerrado nunca y el 23 de enero, en vez de cerrar sus puertas, se podría haber iniciado la nueva contratación.

En el PSOE llegan a la conclusión de que desde Patrimonio municipal pueden estar dilatando los plazos ante un posible recurso de la otra empresa presentada, Eulen, S.A., pero lo cierto es que esta corporación empresarial lo podría presentar incluso después de firmar el contrato el Consistorio con el adjudicatario, pues los plazos son mayores para un recurso.

UN CARTELITO MENTIROSO. LA BIBLIOTECA DE SANTA ANA NO ES LA BIBLIOTECA NACIONAL. Cualquiera que acuda a la biblioteca se la encontrará cerrada y un cartel donde se puede leer: “Por motivos de desinfección y limpieza, nuestras instalaciones permanecerán cerradas hasta nuevo aviso”. Y así están cerradas desde el 23 de enero en que cumplió la segunda prórroga del anterior contrato. Es evidente que no se necesitan tantos días para desinfectar y la información facilitada no es veraz. La Biblioteca Municipal de Santa Ana (557 metros cuadrados) no es la Biblioteca Nacional (99.000 metros cuadrados), para necesitar tantos días para la desinfección como dan a entender. Es más, según expertos, cinco días después de no tener uso un espacio no precisa de desinfección. Es evidente que se está produciendo una cascada de equivocaciones que privan de un servicio público a la ciudadanía.

MOHO Y OCUPACIÓN EXTERIOR DEL EDIFICIO. Por otra parte, desde el Grupo Municipal Socialista reclaman que se limpien las fachadas de la biblioteca ya que presentan excesivas humedades. Este moho y hongos se dan sobre todo en las fachadas este y oeste del edificio, en la primera de ellas en todo su recorrido. Este edificio, inaugurado en 1939 como mercado, biblioteca municipal desde 2014, no puede dar esta imagen pues es un gran representante de la arquitectura racionalista que tanto supuso en modernización para la ciudad de Badajoz.

Además, desde el Grupo Socialista no entienden la permisividad de la concejala de Cultura que consiente que alguien haya ocupado la fachada norte del inmueble con cachivaches  a modo de altar, cajas de cartón y otros elementos impropios que deben ser retirados de inmediato de un edificio relevante en la historia reciente de la ciudad. También puede ser que la edil no se haya enterado de esta ocupación de espacio público, pero debieran informarle porque esa terraza se friega todos los días, incluso ahora que está cerrada la biblioteca.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad