Badajoz, 21/01/2020. La soberbia es una mala consejera para el concejal de Vías y Obras. Nunca entra en el fondo de los problemas. En el caso de la calle Porvenir de San Roque, no reconoció que llevaba año y medio cortada al tráfico ni que llevaba reparada tres meses hasta que empezó a intervenir su Concejalía para rematar la obra.

Ahora, en el caso de la calle Hernán Cortés se va por peteneras y llega a conclusiones impropias de un edil a liberación completa. Las reparaciones de tuberías a las que hace referencia en Hernán Cortés ocurrieron en verano, incluso antes, incluso en 2018, y por lo tanto tuvo tiempo Aqualia de completar su trabajo y no lo hizo, y lo lleva a cabo meses después, imaginamos que cuando le interesa a la empresa privada. Es decepcionante que ante el mal estado del firme de la calle desde hace meses, nadie ni en Vías y Obras ni en Inspección de Aguas reclamó mejorar el firme a Aqualia. Sencillamente se desentendieron. Y se hace ahora, cuando en unos meses habrá que levantar el suelo para impulsar la plataforma única mixta. Eso es despilfarrar. Y es obvio que no hubo coordinación entre Vías y Obras e Inspección de Aguas pues se bachea a meses de convertirse en plataforma única.

En el PSOE entienden que algunos concejales del equipo del tripartito tengan un alto concepto de sí mismos, pero no es justo que para defenderse de su ignorancia basen su argumentario en la confusión. No puede decir el concejal de Vías y Obras que esta actuación a deshacer en unos meses “no le ha supuesto ningún coste al consistorio”. Si el concejal de Vías y Obras no trabaja gratis, Aqualia tampoco. Por eso le lanzan una sencilla pregunta: “¿De dónde se cree el edil de Ciudadanos que sale el equilibrio financiero de Aqualia de unos dos millones de euros al año?”

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad