Para los socialistas no existe ninguna razón, además de ser una anomalía, para que no se reúnan los concejales de los dos grupos políticos y volver a tomar decisiones para la ciudad.

Para el Grupo Socialista, que no se haya convocado la Junta de Gobierno Local demuestra que el teletrabajo no ha funcionado en el Ayuntamiento de Badajoz pues la convocatoria se basa, en buena medida, en las cargas de trabajo de los funcionarios.

Cuanto antes vuelva la normalidad al Ayuntamiento de Badajoz, mejor. Desde hace dos meses, la última fue el 13 de marzo, la Junta de Gobierno Local no se reúne, ni presencial ni telemáticamente. Son contados los ayuntamientos en que ocurre esto. Diputación de Badajoz las viene realizando telemáticamente durante todo el confinamiento.

En el caso del Ayuntamiento de Badajoz ha sido el alcalde el que sustituye a todos pues ha querido tener mando único en plaza y que además se notara. Es incomprensible que se hayan mantenido reuniones por videoconferencia con diversos representantes de sectores de la ciudad, que no se ha cansado de repetir el alcalde y, sin embargo, no se les haya ocurrido tener una reunión semanal entre los propios concejales del PP y Ciudadanos, lo que no deja de ser una anomalía. En el PSOE están convencidos que ha sido una decisión unilateral del alcalde para acaparar todo el poder y que nadie se despiste de sus Aló alcalde.

Pero que no haya Junta de Gobierno Local también es una demostración de que el teletrabajo no funciona suficientemente en el Ayuntamiento de Badajoz. Si decretos, estudios, propuestas de gasto, adjudicaciones de contratos, reclamaciones de responsabilidad patrimonial, entre otros, no han salido adelante para cargar de contenido las juntas de gobierno, es por evidentes carencias en el sistema y no se ha actuado con diligencia. Como señaló ayer el portavoz socialista, Ricardo Cabezas, es momento de trabajar más y hablar menos.