El edil del PP dijo que solucionaría el problema al día siguiente de la denuncia del portavoz socialista, pero no ha cumplido su palabra pues han pasado 20 días y todo sigue igual.

Para los socialistas el edil popular lleva todo el verano “cazando” gamusinos para matar el tiempo, sin dedicarse a los cosas reales que afectan a la ciudadanía pacense.

Al concejal Jesús Coslado no le gusta nada que le digan lo que hace mal o simplemente que le recuerden lo que no hace. Y menos si son los socialistas los que le llaman la atención ante su dejación de funciones. Y el mantenimiento del puente de madera de Puerta Pilar es competencia suya. Ante los medios reconoció el 20 de agosto que el puente presentaba, tal y como decía el PSOE, un mal estado de conservación y se comprometió a solucionarlo en esos días o la siguiente semana, pero siempre antes de fin del mes de agosto. Hoy el calendario marca el 10 de septiembre y el puente sigue como estaba. O peor, pues el precinto de la Policía Local está por lo suelos ante el paso de los días y no está garantizada la seguridad de los vecinos.

COSLADO: MAL GESTOR E IMPRUDENTE. No es la primera vez que el concejal de Parques y Jardines tiene que arreglar el puente por indicación del PSOE. Ocurrió hace cuatro años cuando se tuvieron que solucionar los problemas de los maderos del puente, muy deteriorados, algo que de nuevo se le ha tenido que recordar al edil.

Lo que no puede ser es que el concejal del PP responda tan alegremente a los medios señalando que al día siguiente y en posteriores (y por que no había días antes) se procedería al arreglo del puente. Es evidente que antes de hacer esas declaraciones no consultó a los técnicos municipales y que habló por hablar, siendo claramente un imprudente y un mentiroso. Desde el PSOE le reclaman que pida disculpas a los vecinos por no tener palabra y, que de una vez por todas, haga su trabajo y repare el puente, que se dedique a las cosas reales que afectan a la ciudadanía pacense desde sus diferentes áreas y deje de “cazar” gamusinos para matar el tiempo.