Unas carencias que demuestran las pocas ganas que tiene el tripartito por mejorar la calidad de este servicio, sin solucionar las  listas de espera que se producen cada año para poder entrar y donde los profesores sufren una alta precariedad laboral.

MALAS CONDICIONES LABORALES. El concejal Raúl Cambero advierte que el profesorado reclama mejoras laborales desde hace varios años, pero este equipo de gobierno no tiene ni la más mínima intención de llevarlas a cabo. Este problema existe desde que hace 21 años empezaron a funcionar las escuelas.

El profesorado está pendiente de ser recibido por el alcalde desde el curso pasado para explicarle los motivos del aumento de la jornada laboral y de tener contratos de 12 meses. No todos tienen las mismas horas, unos tienen 16, otros 25 o incluso 5 horas. Igualar el número de horas a 25 supondría un coste máximo de 38.000 €, acabando así con la precariedad laboral y aumentando la oferta de cursos.

Los profesores reciben un llamamiento antes del 1 de octubre, justo antes del inicio de curso, lo que produce incidencias todos los años. Reclaman que este llamamiento no genere incertidumbre. Aseguran que bastante es tener cuatro meses de paro y con pagas por subsidio que, por el tipo de contrato, en el mejor de los casos, puedan recibir retribuciones de menos de 200 €. Todo esto les obliga a buscar una oferta profesional distinta que les permita llegar a la jornada completa, y en ocasiones, a buscar otro empleo con estabilidad.

El profesorado necesita un contrato digno anual y sentirse reconocidos por el Ayuntamiento de Badajoz más allá de las palabras. Es obvio que no se está prestando un servicio de calidad, que las condiciones laborales no se corresponden con la buena práctica docente de estos profesores.

DESPRECIO A LA CULTURA. La duración del curso es de ocho meses, lo que es insuficiente teniendo en cuenta que es necesario realizar la evaluación final a mediados de mayo para poder abrir el plazo de matriculación en junio. Cambero afirma que lo lógico sería comenzar el curso a principios de septiembre y finalizar a finales de junio, como se realiza en colegios, conservatorios y otras escuelas de música.

Actualmente, cuentan con unas 600 plazas distribuidas en las siguientes disciplinas: música y movimiento, instrumento, canto y lenguaje musical. Sin embargo, la demanda es mayor que la oferta, de modo que no se pueden atender todas las solicitudes de ingreso. Año tras año hay lista de espera en todas las especialidades al inicio de curso.

Es preocupante que el equipo de gobierno hable de Badajoz como capital cultural y que haga estos desprecios a las Escuelas Municipales de Música. Ya en 2018 se recopilaron unas 1.500 firmas de la ciudadanía solicitando la ampliación del curso y mejoras laborales para el profesorado.

La enseñanza en las Escuelas de Música tiene una doble faceta, por un lado, formación amateur y, por otro, la de orientar a aquellos que por su especial vocación y actitudes puedan acceder a una enseñanza profesional en un conservatorio.

LA SITUACIÓN ACTUAL. Las Escuelas Municipales de Música del Ayuntamiento de Badajoz comenzaron el curso escolar gracias a la buena voluntad de su profesorado. Estos profesores imparten las clases de forma online desde sus casas a través de sus propias herramientas tecnológicas y cada uno como buenamente puede. El ayuntamiento no ha facilitado ninguna plataforma digital específica ni sede física para realizar las clases, a pesar de que todas se impartirán por internet durante este curso 2020-2021. Señalar que las clases de Instrumento se pueden dar de manera presencial y no se hace. El coste de matriculación y mensualidad es el mismo que en años anteriores, a pesar de realizar todas las clases de forma telemática. El curso académico solo dura ocho meses, de octubre a mayo.

Foto: Archivo PSOE Badajoz.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad