De los siete millones de euros iniciales se ha pasado a cuatro y de los 18 meses de curso se pasará a los 12 meses reales. Los socialistas ven incomprensible que este plan de impulso a la formación lleve pendiente desde diciembre de 2018.

En el Grupo Socialista valoran como nefasta la gestión realizada y exigen responsabilidades a la concejala de Formación y Empleo a la que piden abandone su Delegación por incompetente.

Por segunda vez el 26 de octubre pasado salió a licitación la contratación de un servicio de orientación, formación y tutorización del proyecto “Plan de Impulso a la Formación en Badajoz (PIFBA)”. Lo hizo en julio por 575.000 euros y lo hace ahora por 408.000 (hasta el 10 de noviembre se pueden presentar ofertas para esa asistencia técnica). El plazo de ejecución es de 15 meses a contar desde octubre de 2021, estamos en noviembre, para terminar el 31 de diciembre de 2022, por lo que difícilmente serán 15 meses. Sin prórroga se incumplirá el calendario previsto. En julio el contrato estuvo valorado 950.416 euros por si hubiera prórroga, que ha pasado ahora a ser de 674.000 euros. En agosto se dieron cuenta que no se exigía en los pliegos de condiciones pagar con arreglo al Convenio Colectivo y las seis empresas que presentaron proyecto lo hicieron con cantidades muy dispares, con más de 200.000 euros de diferencia entre la primera y la última. Un error de manual que no se explican en el PSOE cómo ha podido ocurrir, pero que ha tenido sus consecuencias con cuatro meses de retraso. Todo ha sido un despropósito y nadie entiende que se haya estado dos años sin poner en marcha este plan, perdiendo dinero y no facilitando ni la formación ni el empleo a unos mil pacenses. Para Ricardo Cabezas “es incomprensible que hayamos perdido tres millones de euros destinados a formación y empleo en el Ayuntamiento de Badajoz. Es evidente que las cosas del comer, cuando son las cosas del comer de los demás no importan a la derecha municipal. Han estado dos años con los brazos cruzados, calladitos, sin hacer nada, sin dar explicaciones. Hay que ser más justo y mucho más eficaz. Y esto es un ejemplo de que no se gobierna para la gente. Lamentable”.

¿QUÉ APORTABA ESTE PLAN? El proyecto del Plan de de Impulso a la Formación de Badajoz (PIFBA) llegó desde una subvención del Fondo Europeo Proyecto Operativo de Educación, Formación y Empleo (POEFE) que superaba los siete millones de euros. Se trata de un proyecto destinado a aquellos colectivos más vulnerables de la ciudad, personas menores de 30 años, personas migrantes, mujeres víctimas de violencia de género, parados/as de larga duración, personas desempleadas mayores de 55 años y personas pertenecientes a minorías étnicas. En definitiva, colectivos de personas con dificultades para acceder al mercado laboral. Este Plan iba a darles la oportunidad de una formación dirigida al empleo, recibiendo una beca durante el tiempo de formación y que, dependiendo de las horas de formación y de los cursos a los accediera, el alumnado podría obtener hasta 600 o incluso 1000€.

UNA GESTIÓN MUY DEFICIENTE. En el PSOE recuerdan que el 22 de junio de 2018 el anterior alcalde y la concejala de Formación y Empleo anunciaron que el Ayuntamiento concurría a una convocatoria del Gobierno de España con fondos europeos para llevar a cabo un Plan de impulso para formar a 1000 personas en situación de desempleo en Badajoz. En diciembre de 2018 se concede el plan de formación valorando el proyecto en 7.004.768,55 euros con una subención del Gobierno de España de 5.635.814,84 euros. Desde finales de 2018 hasta el 25 de octubre de 2020 Ricardo Cabezas preguntó cómo iba el desarrollo del plan y si se había renunciado a él. La misma cuestión planteó en el pleno del 26 de octubre de 2020 y la contestación llegó el 30 de noviembre del año pasado, alegando parálisis por la declaración del estado de alarma, como si la misma hubiera durado dos años. Añadió Subirán que “en ningún momento esta situación va a repercutir negativamente ni en el desarrollo del programa, ni en la ciudad de Badajoz, puesto que aún tenemos por delante dos años y cinco meses para su conclusión”. A estas alturas esa aseveración ha resultado totalmente falsa.

De nuevo se produjo el silencio hasta el 8 de julio de 2021 en que volvieron a presentar el plan tras dos años y siete meses desde su aprobación. Ahora el proyecto no son siete millones, sino 4.600.000 euros, es decir, 2,4 millones de euros menos y por lo tanto la mala gestión sí repercutía para mal en el desarrollo del plan y en la ciudad. Hasta el 8 de julio de 2021 la concejala de Formación y Empleo seguía culpando a la pandemia, ocultando que la fecha en la que se aprobó el proyecto que fue diciembre de 2018 y la pandemia empezó en marzo de 2020, luego previo a la pandemia estuvieron 15 meses sin gestionar nada, algo que sí hicieron en Don Benito, Mérida, Coruña o Valencia, por poner unos ejemplos. En julio sacaron por fin la licitación de una asistencia técnica que incluía a los trabajadores  y un mes después se percataron que no se exigía  pagar el Convenio Colectivo y las empresas presentaron cantidades muy diferentes lo que obligó a parar el proceso y volver a empezar. Para el Grupo Socialista es incuestionable que la gestión ha sido muy deficiente y piden a la concejala de Formación y Empleo que abandone esta Delegación.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad