Badajoz, a 6 de octubre de 2019

Dicha ampliación, que anunció el alcalde el 6 de marzo pasado, fue una promesa que hizo el PP a la barriada en 2007, hace doce años. Ni antes ni ahora parece ser que el PP tiene prisa por cumplir en la barriada.

Según ha podido saber el Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Badajoz, desde el día 6 de agosto en la relación contable de ingresos del consistorio pacense, como derechos reconocidos, aparecen los 180.000 euros que la Dirección General de Fondos Europeos del Ministerio de Hacienda ha enviado para la “ampliación del centro social de Suerte de Saavedra” (Número de operación: 120190010439). Es el importe previsto y que adelantó el alcalde en marzo, ya con las prisas de la campaña electoral. Pero las prisas parecen habérsele diluído al alcalde pues, siete meses después, los dos últimos ya con validación del ministerio, ni en el perfil del contratante municipal ni en la Plataforma de Contratación de Sector Público aparece la licitación de esta obra. En el PSOE señalan que resulta patética esta forma de trabajar en Badajoz la Estrategia DUSI. Para los socialistas el Ayuntamiento de Badajoz debe resolver estos proyectos con más agilidad y resulta insolente que el retraso sea por inoperancia municipal y no por culpa del Ministerio de Hacienda que ha cumplido desde hace meses.

Tenían razón los vecinos de Suerte de Saavedra, y muy especialmente el presidente vecinal, Fernando Gonçalves, cuando el 30 de marzo de 2019, hace seis meses, se quejaba amargamente de que los proyectos de la Estrategia DUSI (Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado) no habían llegado a su barriada. Y sigue teniendo razón a pesar de que el gobierno municipal del PP utilizó Suerte de Saavedra, Cerro de Reyes, El Progreso o El Gurugú como “caramelitos” para lograr la financiación DUSI que, en sus primeras inversiones, ha ido para otras zonas menos necesitadas.

El Centro Social de Suerte de Saavedra se aperturó el 24 de febrero de 2010, aunque estuvo terminado muchos meses antes y tardó 11 años en ser una realidad. Este edificio de una planta fue posible gracias a las aportaciones sociales a Cáritas tras la riada y costó 345.000 euros. Su ubicación en la calle Camilo José Cela no gustó a los vecinos de Suerte de Saavedra pues eliminó una plaza con bancos de madera, unas canastas y un arenero con juegos infantiles. Para sortear la protesta vecinal el equipo del PP editó un folleto prometiendo a los vecinos que las zonas exteriores del centro social tendrían un bonito jardín, juegos infantiles, bancos… y nada de eso ha sido verdad. El PP va a tardar más de 12 años en convertir ese panfleto propagandístico en una realidad.