Badajoz 02/01/2020.

Todo refleja un muy bajo mantenimiento y lamentan que el mal estado pueda causar daños a los usuarios.

El Grupo Socialista pide al tripartito ilusión para poner al día la ciudad y suficiente dotación presupuestaria.

El irrisorio plan de impulso ha dado para poner al día muy pocos parques infantiles y para el adecentamiento de plazas. Y, cuando se ha previsto, los arreglos han sido testimoniales. No son nada testimoniales los desperfectos que acumula el parque y la plaza de El Progreso, nada más cruzar las vías del tren. El estado de los mismos no es ninguna novedad pues nunca ha sido un área preferente de intervención por parte del equipo de gobierno. La noticia es que va a peor y eso no se puede consentir.

Tras adecentar el parque hace unos años ya necesita como es normal unas reparaciones. La hierba/césped no debiera invadirlo todo, sino discriminar las zonas ajardinadas de las de paseo. Las papeleras deben reponerse, sobre todo si la ausencia de este mobiliario urbano es de 2012. El parque infantil, además de obsoleto, necesita reparaciones. Unos arreglos pendientes desde hace meses que no se admitirían en otros parque infantiles de la ciudad y estarían clausurados y que aquí se pasa por alto de manera vergonzosa. Al menos cuatro desperfectos ha encontrado el PSOE en el parque infantil, todos necesarios reparar cuanto antes. Esto demuestra a los socialistas que las revisiones de los parques o no se hacen regularmente o están muy espaciadas en el tiempo.

En la plaza no se puede consentir la falta de una tapa de registro en una zona de mucho tránsito de peatones o un paso de cebra deteriorado entre la plaza del Progreso y la calle Gurugú que pejudica tanto a peatones como conductores y cuyo mal estado es inaceptable.

Todo esto parece que no lo ve el tripartito, es más, el todavía alcalde afirmó esta misma semana que se están “corrigiendo” estas deficiencias, que por otra parte nunca ha reconocido.

En el Grupo Socialista piden al tripartito ilusión por poner al día la ciudad y suficiente dotación presupuestaria para responder a las necesidades que reclama la ciudadanía.