Badajoz, 01/01/2020 | Los concejales socialistas piden a la edil de Protección Animal que paralice de inmediato esta cuestación voluntaria que promueve la adjudicataria del servicio por ser improcedente y no estar prevista entre los ingresos municipales. Los socialistas comprenden la buena intencionalidad de la clínica concesionaria ante una oportunidad de vaciar la perrera por adopción de canes, que es una buena noticia, pero no necesita pedir dinero para ello. La concejala socialista Ana Rufo Morgado señala que nadie entendería que FCC pidiera dinero en las redes sociales por retirar más hojas de la vía pública o más dinero de manera voluntaria a la ciudadanía pacense por mejorar los carritos de recogida de basura. Ni tampoco Tubasa o Aqualia por cualquiera de los servicios que ya presta a la ciudad y por los que reciben lógicamente una contraprestación económica. Tampoco lo puede hacer Clínica Veterinaria Extremeña, Clinivex, como adjudicataria de la “dirección técnica veterinaria del Centro de Protección Animal de la ciudad de Badajoz; recogida de animales de la vía pública incluidas urgencias, festivos y días laborables; incluidas tramitaciones oportunas para la retirada de cadáveres equinos”, tal y como indicaba el objeto de la privatización. Esta adjudicataria, que cobra anualmente 105.239 euros debe asumir todos los gastos de la perrera, excepto luz y agua. Para Rufo Morgado “es absurdo que se pidan donativos para trasladar perros a protectoras de Barcelona por un importe que resulta inferior al 1% de lo que anualmente recibe esta empresa del ayuntamiento. También debe asumir los gastos sanitarios que incluye la clínica en las necesidades que se mencionan en la cuestación de donativos y que, por lo tanto, se duplicarían”. Así lo refleja el contrato de adjudicación: “Cuando un animal vaya a ser acogido/adoptado, el servicio veterinario deberá realizar el control correspondiente, cumpliendo con todos los requisitos de obligado cumplimiento. Deberá entregar el animal: desparasitado interna y externamente; vacunado contra la rabia, cuando haya cumplido los tres meses; identificado mediante micro chip (los perros), los demás animales domésticos se identificarán de acuerdo a la legalidad vigente». Es más, si se produce un vaciado temporal de perros en el centro de protección animal, también se reducirán los gastos.