La misma crítica realiza para solares sin edificar en el barrio histórico, reclamando un proyecto integral de recuperación del barrio.

Para el portavoz socialista el derrumbe de la calle Amparo es un botón de muestra de que continúa la degradación del casco antiguo, que no se combate a posteriori con vallas ni andamiajes costosos.

Cabezas asegura que “en materia de urbanismo en el casco antiguo, antes el PP y ahora Ciudadanos, no dejan de parchear y así no se para la decadencia del barrio. Solo se acuerdan de Santa Bárbara cuando atruena. Se necesita algo más que palabrería. Los derrumbes, como el de la calle Amparo, es un fracaso colectivo. Pero quienes llevan mandando en esta ciudad 25 años y los nuevos del cambio tranquillo, no han entrado de lleno en el problema y no se han propuesto una recuperación urbanística y social del casco histórico porque su modelo de expansión de la ciudad no pasa por el centro de Badajoz”.

EL CONSORCIO COMO EXCUSA. Para los socialistas no es necesario esperar a la formación de un consorcio para actuar de manera inmediata en esta zona de la ciudad, pues el Ayuntamiento de Badajoz tiene medios para intervenir más e impedir que el casco antiguo siga deteriorándose. Para Cabezas se cita a el consorcio del Casco Antiguo solo como excusa para no haber intevenido, seguir sin hacerlo y retrasar lo inevitable.

MÁS MEDIOS Y DECISIONES VALIENTES. En el PSOE tienen claro que los derrumbes son una consecuencia de no haber entrado de lleno en la problemática del casco antiguo. Los propietarios se deben implicar y el Ayuntamiento debe contar con más medios humanos y económicos para poder tomar decisiones valientes y constantes en el tiempo.

Ya hace tiempo el Grupo Socialista propuso acabar con las innumerables viviendas en estado de ruina en el caso antiguo aplicando la Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana. El ayuntamiento deberá imponer, en cualquier momento, la realización de obras para el cumplimiento del deber legal de conservación, de conformidad con lo dispuesto en la legislación estatal y autonómica aplicables. En los casos de inejecución injustificada de las obras ordenadas, dentro del plazo conferido al efecto, se procederá a su realización subsidiaria por la Administración Pública competente, sustituyendo ésta al titular o titulares del inmueble o inmuebles y asumiendo la facultad de edificar o de rehabilitarlos con cargo a aquéllos.

Por otra parte ya el PSOE instó a desarrollar la venta forzosa, fomentando el sector de la rehabilitación. Es una medida drástica, que sería el ultimo recurso, pero que la opción existe. Y, entre otras medidas, es necesario un actualizado del Registro de Solares. Este registro es una fuente de consulta e información para aquellos ciudadanos que, interesados en adquirir la propiedad de fincas, estén dispuestos a edificarlas para uso propio o promoción inmobiliaria. Es necesario, para ello, la aprobación de una  Ordenanza reguladora del registro municipal de solares y edificaciones ruinosas. Y esto lo sabe el tripartito.

Derrumbe en C/ Amparo (madrugada de martes a miércoles).

HISTÓRICO DE PARCHES. Cabezas  recuerda que en 2017 había más de 70 solares en esta situación. Que en 2016 hubo 85 órdenes de ejecución, de las cuales 30 eran limpieza de solares. El ayuntamiento dijo optar  por la imposición de multar coercitivas que el PSOE no sabe en qué se materializaron. Ese mismo año, en 2016, uno de los colectivos del casco antiguo dijo: “El casco antiguo se cae a cachos mientras vecinos y comerciantes se marchan”. Una frase muy dura que nos debiera obligar a una reflexión muy seria. El mejor ejemplo de que el derribo no es el principal aliciente para invertir en el Casco Antiguo es la proliferación de solares de viviendas derribadas, sin que se haya construido nada  en décadas. En 2013 se hicieron 1.207 fichas del estado de viviendas en el Casco Antiguo mediante el procedimiento de visualización desde la calle de los edificios, sin entrar dentro de los mismos. Esta forma de analizar el estado de las casas la cuestionó el PSOE porque era muy poco orientativa y escasamente certera para poder hacer un análisis riguroso de la situación. En 2012 el equipo de gobierno reconoció que había 300 casas en el Casco Antiguo en mal estado. Ricardo Cabezas recuerda que desde el año 2001 es obligatorio revisar cada cinco años edificios con más de 50 años. En el periodo que fue de 2001 a 2011 ningún propietario de vivienda en el Casco Antiguo había remitido el informe sobre el estado de su casa al Ayuntamiento. En 2011 uno de cada cuatro edificios revisados en el Casco Antiguo presentaban un mal estado, según el ayuntamiento, y sobre ello el concejal de Urbanismo, dijo: “Esta es una labor que llevará años”. Pues han pasado once años. Y ya, a inicio de la presente legislatura, se pidió a colectivos y particulares señalar casas en ruinas y solares abandonados.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad