Para el portavoz socialista andar con modificaciones presupuestarias sería un retraso y las nuevas circunstancias requieren aprobar un nuevo presupuesto que aporte certezas a la ciudad y conocer las nuevas inversiones del gobierno local.

Cabezas pide preparar una campaña de comunicación de Badajoz como destino seguro para el Alentejo y otra local, en positivo, para incentivar las compras, el ocio y la cultura tras el confinamiento.

Ricardo Cabezas teme  que el consistorio pacense siga prorrogando el presupuesto de 2018 y que no llegue la aprobación del correspondiente a este año, y que refleje la realidad de las necesidades de Badajoz tras el COVID-19. El líder socialista sabe que las modificaciones presupuestarias son una alternativa pero generan retraso, “así que con un poco de mala suerte Badajoz seguirá con el presupuesto de 2018”.

AVERSIÓN DEL PP A CONFECCIONAR PRESUPUESTOS. Cabezas dice que el PP tiene aversión a la confección del presupuesto anual municipal pues en los últimos seis años han elaborado solo tres presupuestos, “algo ilógico para la ciudad más poblada y motor económico de Extremadura”, señala. Para él no es tanto esfuerzo, solo hay que ponerlo al día con especial orientación a las nuevas necesidades por el coronavirus, reprogramar las inversiones atrasadas y formular las nuevas. Recuerda que ya en febrero estaban listos los presupuestos de los organismos autónomos, por lo que se entiende menos que no culmine el proceso.

CABEZAS QUIERE CERTEZAS PRESUPUESTARIAS Y NO LA CUENTA DE LA VIEJA DE FRAGOSO. Cabezas tiene claro que si no hay presupuestos no hay certezas, ni transparencia en la acción política, ni un compromiso político verdadero. Recuerda que hay inversiones pendientes desde 2016 en el presupuesto plurianual hasta 2021, ahora ciertamente obsoleto y desactualizado. Defiende que un nuevo presupuesto significa cuentas claras y lamenta que Fragoso prefiera la confusión de la cuenta de la vieja.

Cabezas ha advertido hoy que no quiere que el alcalde diga unos días que se van a invertir 17 millones de euros y otro día 20 hasta fin de año para activar la economía. Que eso es insuficiente, que quiere saber al detalle las inversiones por esos importes. Y, sobre todo, las nuevas inversiones que aparecerían en el anexo del presupuesto anual municipal: “¿Alguna alegría, alguna novedad en inversiones nuevas,?, se pregunta. Sin presupuesto el alcalde pide un acto de fe, y el portavoz socialista reclama por el contrario cuentas claras, hablar poco y trabajar más.

LOS ÚLTIMOS EN TENER PRESUPUESTO Y EN ACTIVAR EL AYUNTAMIENTO. Ricardo Cabezas ha recordado a Fragoso que no va a pasar por alto que Badajoz no tenga presupuesto. Le recuerda que otras ciudades extremeñas ya lo tienen, como Mérida o Cáceres, y que incluso la Diputación de Badajoz reformulará el suyo para 2020, aprobado en noviembre pasado. Además recrimina al alcalde que “somos de los últimos ayuntamientos en incorporar comisiones ordinarias, plenos, juntas de gobierno, juntas de portavoces o cualquier reunión en 69 días”. Cree que las medidas sociales anunciadas hubieran requerido una reunión donde el PSOE trasladara que los 1,8 millones previstos para fines sociales estarían bien para tres meses, pero no hasta fin de año, o la falta de consignación para Cruz Roja, que si el PP hubiera rectificado ese olvido comunicado por el PSOE, pudiera entenderse como que veían bien el resto de los importes previstos.

PETICIÓN DE CABEZAS: PLANIFICAR UNA BUENA CAMPAÑA DE COMUNICACIÓN EN EL ALENTEJO Y EN BADAJOZ CIUDAD. Finalmente el portavoz socialista ha realizado una petición al equipo de gobierno para que la tengan presente con tiempo: que trabajen ya en una doble campaña de comunicación en los medios de ambos lados de la Raya, en el Alentejo y en Badajoz ciudad. Para la región portuguesa con el lema de “Badajoz seguro para tus compras” u otro similar; y en la capital pacense, una campaña en positivo que invite a reactivar la economía y a consumir. Asegura Cabezas que la percepción de nuestra ciudad desde Portugal no es la misma de antes y que incentivar la campaña es más que necesaria.