Badajoz, a 22 de octubre de 2019.


13 años y ocho meses después de anunciar Celdrán la piscina de la margen derecha, sigue sin moverse ni un centímetro cúbico de tierra.

Para el PSOE, no hay justificación que valga y demuestra la falta de respeto del PP por lo que exigen que pidan disculpas a la ciudadanía por tantos engaños, retraso e incompetencia. El PP no dudó en utilizar el anuncio de construcción de la piscina en los programas electorales
de 2007, 2011, 2015 y 2019.

En febrero de 2006, en marzo de 2006 y en octubre de 2006 el equipo del PP en el
gobierno de la ciudad de Badajoz se encargó de propagar la inminente piscina de la margen derecha pues al año siguiente había elecciones. Ya en 2007 el equipo de Celdrán aseguró que el proyecto estaba avanzado. En 2013, hace seis años, se pidió un crédito de 2,3 millones de euros para construir la pisicina. En 2015, nada más llegar Guillermo Fernández Vara a la Junta de Extremadura accedió a pagar la mitad del proyecto de la piscina (2,5 millones de euros sobre un total de 4,9
millones). Sin embargo, en 2016 el PSOE pudo conocer que el proyecto de la
piscina no estaba definido y así lo denunció. En marzo de 2018 salió a concruso el diseño y construcción de la piscina. Desde marzo de 2019 viene diciendo el equipo de gobierno que comenzará las obras de forma inminente la UTE compuesta por Martín Casillas y Sehuca. Durante la campaña electoral Fragoso intentó engañar a los vecinos y mandó unas máquinas a debrozar esos terrenos a los que no se ha vuelto a entrar. En julio pasado el pleno aprobó el último trámite.
Han pasado 13 años y ocho meses desde que Miguel Celdrán la anunciara por
primera vez (siete años se pasó hablando de ella y sin hacer absolutamente nada)
y más de seis años desde que Fragoso es alcalde y camela al respetable con la
misma cantinela. La última de Fragoso fue anunciar en septiembre pasado que la piscina comenzaría en septiembre pasado y ya está terminando octubre. El caso es que han transcurrido 5.000 días desde aquel primer anuncio y para el PSOE no hay justificación que valga, ni siquiera recurriendo a los trámites burocráticos, que nunca se especifican. Para el grupo socialista la piscina de la margen derecha responde a un clásico del PP: tardanza, falta de transparencia cuando no pleno oscurantismo y engaño a la opinión pública. Por eso los socialistas exigen al PP que pida disculpas por tanto retraso y tanta incompetencia.